MEDIOAMBIENTE

 

Desde 1987, las Salinas de Janubio están incluidas en la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, primero con la clasificación de Paraje Natural, y, actualmente, con la categoría de Sitio de Interés Científico.

Vista parcial de las Salinas de Janubio, a la izquierda La Laguna donde
se obtiene el agua marina, un verdadero vergel para las aves.

El Sitio de Interés Científico de Janubio ocupa una superficie de 168’6 hectáreas. Se reconocían de esta forma los valores naturales de las Salinas. Sus Normas de Conservación fueron aprobadas definitivamente el 20 de julio de 2006, por la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (COTMAC), y publicadas en el Boletín Oficial de Canarias 27/2007, de 6 de febrero. Las Normas de Conservación regulan con exhaustivo detalle los usos de este espacio.
Están integradas en la Zona Núcleo de la Reserva de la Biosfera de Lanzarote, que contempla su conservación y mantenimiento paisajísticos como uno de los grandes valores que fundamentaron la declaración por la Unesco en 1993. La totalidad de la superficie del Sitio de Interés Científico tiene la consideración de Área de Sensibilidad Ecológica.
Las Salinas de Janubio están declaradas International Bird Area (IBA), es decir, Zona de Importancia Internacional para las Aves. Además, son zona ZEPA (Nº 98/32885, DE 79/409/CEE), forman parte de la Red NATURA 2000 (DE 92/43/CEE. Código humedal 711003 - Salinas de Janubio) y forman parte del Convenio Ramsar sobre humedales del mundo. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) tramita su inclusión en el Libro Rojo de paisajes amenazados.
Las Salinas de Janubio gozan de dos declaraciones como Bien de Interés Cultural, una de ellas con la categoría de Monumento y la otra como Zona Paleontológica. Por otro lado, el Plan Insular de Ordenación del Territorio de Lanzarote, de 1991, lo declaró Sistema de Interés General del Medio Físico, y aconseja su acondicionamiento como Centro Turístico de las Salinas de Janubio.
VALORES NATURALES

 

El valor de las Salinas de Janubio trasciende ampliamente su propia gestión empresarial y comercial, ya que por la calidad del paisaje, la geología en que están insertas, su interés etnográfico y la fauna costera constituyen un entorno único en Lanzarote, incluso desde el punto de vista de su atractivo turístico como oferta complementaria de calidad.

 

Lo que más atractiva las hace desde el punto de vista de la conservación de la naturaleza es su importancia para la avifauna, ya que es una de las más importantes zonas de nidificación de la isla, además de su importancia para las aves migratorias, tanto por las salinas como por la existencia de una laguna de aguas someras. Según la Sociedad Española de Ornitología, las Salinas de Janubio son consideradas uno de los sitios más importantes de limícolas migratorias de Canarias, por variedad de especies y cifras de individuos.

 

En las Salinas de Janubio se dan cita chorlitejos, correlimos, vuelvepiedras, andarríos, así como otras rarezas como flamencos que han sido divisadas en este lugar. Hasta 70 especies de aves migratorias pueden arribar a las salinas, utilizando tanto la laguna como los cocederos para descanso y alimentación, aprovechando los múltiples micro organismos que allí proliferan. Entre las nidificantes destacan especialmente la cigüeñuela común y el chorlitejo patinegro, además de otras especies de aves terrestres como la terrera marismeña, el bisbita caminero o el camachuelo trompetero.

 

La flora vascular tiene una representación de 93 especies, de las que nueve son endemismos, con poblaciones pequeñas dentro del espacio.

 

La costa de Yaiza es un ejemplo de la confluencia de todos los elementos necesarios para una producción salinera óptima: un régimen de vientos aceptable, una pluviometría escasa y un número de horas de insolación adecuado.